Imagen de España y Opinión Pública - Real Instituto Elcano Feeds Elcano Copyright (c), 2002-2018 Fundación Real Instituto Elcano Lotus Web Content Management <![CDATA[ La presencia de España en la prensa internacional ¿De qué se habla cuando se habla sobre España? ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/dt2-2020-gonzalezenriquez-martinez-sanchez-presencia-espana-prensa-internacional-de-que-se-habla 2020-01-15T04:04:20Z

Se analiza la presencia de España en la prensa escrita internacional, tanto en formato de papel como en digital. La atención dedicada a nuestro país en la prensa internacional ha crecido en 2017 y 2018.

]]>
Índice

Resumen – 2
Nota metodológica – 3
(1) Las cifras de la presencia de España en la prensa mundial – 3
(1.1) La presencia de España por dimensiones y temas – 8
(2) Asuntos destacados sobre España en la prensa mundial – 12
(2.1) Política nacional y elecciones en España –12
(2.1.1) El proceso independentista en Cataluña – 14
(2.2) Seguridad y delitos – 16
(2.2.1) Los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils – 18
(2.3) La economía española – 19
(3) España en la prensa líder de referencia internacional – 20
(4) Conclusiones – 29

Resumen

En comparación con años anteriores, la atención dedicada a España por la prensa internacional ha crecido en el período que se analiza aquí: 2017 y 2018. De las casi 800.000 noticias que se han publicado sobre España en estos años, en papel o en versión digital, las relacionadas con el fútbol ocupan más de la tercera parte, mostrando de nuevo la importancia de este deporte en la imagen del país. Entre las noticias políticas destaca la atención prestada en 2017 al conflicto independentista en Cataluña, los atentados terroristas en Barcelona de agosto del mismo año y la moción de censura en el Congreso de los Diputados de junio de 2018. Aunque el inglés es la lengua en la que más noticias o artículos se publicaron sobre España, el procés fue tratado sobre todo por la prensa en alemán.

Nota metodológica

El objeto de este estudio es analizar la presencia de España en la prensa escrita internacional, tanto en formato de papel como en digital.

El universo incluye la prensa indexada por la base de datos Factiva de Dow Jones, y abarca todos los artículos de periódicos de 200 países publicados en 24 idiomas desde el 1 de enero de 2017 al 31 de diciembre de 2018 (dos años). Se han incluido todas las noticias sobre España y lo español publicadas en prensa escrita (periódicos), excluyendo noticias de agenda, previsiones de agencias, horóscopos, informes rutinarios de tráfico y meteorológicos, noticias que incluyan sólo titulares y, en general, elementos publicitarios o con escaso nivel informativo.

El conjunto artículos que versaron sobre España o lo español en la prensa mundial durante estos dos años ascendió a casi 800.000 artículos (796.711), repartidos prácticamente a partes iguales entre 2017 (399.299) y 2018 (397.412). Dado su elevado peso sobre el total de la muestra, se han separado los artículos relativos al futbol español del resto, para describir los temas vinculados al ámbito económico, cultural y sociopolítico que han llamado la atención sobre España en la prensa mundial.

El presente informe consta de tres partes. En la primera se expone el contexto global a partir de un análisis cuantitativo de las informaciones publicadas en el extranjero acerca de España y lo español. En la segunda se profundiza en las principales dimensiones y temas de los artículos sobre España. Por último, el tercer apartado se dedica a lo publicado por la prensa líder, considerada de referencia en cada uno de los ámbitos geográficos. El informe finaliza con unas conclusiones.

Carmen González Enríquez
Directora del Observatorio de la Imagen de España, Real Instituto Elcano

José Pablo Martínez Romera
Observatorio de la Imagen de España
| @jpmromera

Juan Antonio Sánchez Giménez
Servicio de Información y Documentación, Real Instituto Elcano
| @Elcano_Juan

]]>
<![CDATA[ La promoción de las industrias culturales y creativas como herramienta para la acción exterior de España ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari113-2019-alvarezrubio-et-al-promocion-de-industrias-culturales-y-creativas-como-herramienta-para-accion-exterior-espana 2019-11-28T09:32:46Z

Las industrias culturales y creativas se han convertido en un elemento central de las economías contemporáneas. Este análisis pretende contribuir a la reflexión en torno al modo en que el esfuerzo coordinado entre las administraciones públicas, las empresas culturales y creativas, y la sociedad civil puede convertir a este sector clave en parte activa de la acción exterior de España.

]]>
Tema

Las industrias culturales y creativas se han convertido en un elemento central de las economías contemporáneas. Este análisis pretende contribuir a la reflexión en torno al modo en que el esfuerzo coordinado entre las administraciones públicas, las empresas culturales y creativas, y la sociedad civil puede convertir a este sector clave en parte activa de la acción exterior de España.

Resumen

En España las industrias culturales y creativas suponen un 2,4% del PIB, de acuerdo con la cuenta satélite de la cultura, y ascienden al 3,2% si se considera el conjunto de actividades económicas vinculadas con la propiedad intelectual. La promoción de las industrias culturales y creativas como herramienta para la marca país debería ser una de las líneas prioritarias de nuestra acción exterior en un esfuerzo coordinado entre las administraciones públicas, las empresas culturales y creativas, y la sociedad civil, para consolidar los importantes beneficios que genera tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Contemplando el idioma español y el potencial de la riqueza patrimonial y artística, planteamos varios retos cruciales (acceso a la financiación, atomización, desestructuración, acceso a los mercados digitales globales) y tres líneas de actuación para contribuir a la acción exterior desde el sector cultural y creativo: las ayudas y becas, la colaboración público-privada y el fomento del turismo cultural.

Análisis: la situación actual

¿Dónde estamos? Las industrias culturales y creativas y la revolución digital

“El arte y el hombre son indisociables. No hay arte sin hombre, pero quizá tampoco hombre sin arte. Pero con éste, el mundo, se hace más inteligible, más accesible y más familiar. Es el medio de un perpetuo intercambio con lo que nos rodea, una especie de respiración del alma, bastante parecida a la física, sin la que no puede pasar nuestro cuerpo. El ser aislado o la civilización que no llegan al arte están amenazados por una secreta asfixia espiritual, por una turbación moral”. Así expresa René Huyghe, historiador y filósofo del arte,1 el valor del arte para el hombre.

El arte es, por lo tanto, “algo intrínsecamente humano, quizás la forma más intensa del individualismo que el mundo ha conocido”, en palabras de Oscar Wilde.2

Esta cualidad humanística del arte, que podemos asociar a las industrias culturales y creativas, es un valor al alza en un entorno de cambios vertiginosos, en los que la revolución digital y la acumulación masiva de datos está transformando el mundo a una velocidad inusitada. Una revolución que, ante nuestro asombro, automatiza cada vez más procedimientos y tareas que hasta el momento habían sido inequívocamente humanos.

Antes los cambios incesantes, nos preguntamos qué es lo que seguiremos haciendo los humanos en esta sociedad cada vez más automatizada: ¿dónde podremos aportar algo mejor de lo que ya hace un algoritmo? Y ahí es donde podemos apreciar que existen actividades en las que los humanos siguen teniendo una ventaja respecto de las máquinas. Tareas de carácter social y creativo como la creación de nuevas ideas, la comunicación compleja, o el reconocimiento de patrones son reconocidas como cualidades mucho más difíciles de emular por la inteligencia artificial, y ganarán cada vez más importancia en la sociedad y economía digital. De ahí el valor de esas actividades “intrínsecamente humanas”, de las actividades culturales y creativas, que se basan precisamente en ese tipo de habilidades.

La importancia de las industrias culturales y creativas en esta nueva economía digital ya hace tiempo que viene siendo anunciada en el ámbito internacional. Ya en el año 2010, la Comisión Europea publicó su Libro Verde Liberar el potencial de las industrias culturales y creativas, en el que señalaba que “el valor inmaterial determina cada vez más el valor material, ya que los consumidores desean obtener “experiencias” nuevas y enriquecedoras”.3

Como señalaba la Comisión Europea en dicho Libro Verde, el valor de mercado de los productos se determina cada vez más en base a su originalidad, singularidad, rendimiento y apariencia. Además, el mercado laboral demanda trabajadores creativos y con gran capacidad para la comunicación y la resolución de problemas; y las decisiones en torno a la localización de empresas se toman cada vez más teniendo en cuenta factores como la disponibilidad en el lugar de una fuerza de trabajo creativa y la calidad de vida que la zona ofrece a los trabajadores.

Todos estos son factores que refuerzan el valor estratégico de lo que se ha denominado industrias culturales y creativas (ICC), que emplean a más de 7 millones de personas en la UE y suman un 4,2% del PIB.

Pero el valor de las ICC no se queda ahí, puesto que, por su valor simbólico, generan un “efecto arrastre”, fomentando el crecimiento de otras áreas económicas como el turismo; crean e inspiran tecnologías y servicios digitales, y producen beneficios para la educación, la inclusión y la innovación social. En definitiva, crean una “marca-país” con sinergias positivas para otros muchos sectores.

Queda claro, por lo tanto, que hoy en día las ICC son un sector estratégico, tanto por el valor económico que tienen por sí mismas, como también por su valor cultural y simbólico, que genera externalidades positivas en otros muchos sectores económicos y realidades sociales.

Remarcada esa importancia, cabe preguntarse a qué nos referimos cuando hablamos de “industrias culturales y creativas”. El propio Libro Verde intentaba dar respuesta a dicha pregunta.

Industrias culturales son las que producen y distribuyen bienes o servicios que, en el momento en el que se están creando, se considera que tienen un atributo, uso o fin específico que incorpora o transmite expresiones culturales, con independencia del valor comercial que puedan tener. Además de los tradicionales sectores artísticos (artes escénicas y visuales, o patrimonio cultural, incluido el sector público), también abarcan el cine, el vídeo, la televisión y la radio, los videojuegos, los nuevos medios de comunicación, la música, los libros y la prensa.

Industrias creativas son aquellas que utilizan la cultura como material y tienen una dimensión cultural, aunque su producción sea principalmente funcional. Aquí se incluye a la arquitectura y el diseño, que integran elementos creativos en procesos más amplios, así como subsectores tales como el diseño gráfico, el diseño de moda o la publicidad.

¿En qué situación están las ICC en España? Dimensión económica e imagen exterior

En España, las ICC suponen un 2,4% del PIB, de acuerdo con la cuenta satélite de la cultura con datos de 20154, y ascienden al 3,2% si se considera el conjunto de actividades económicas vinculadas con la propiedad intelectual. En cuanto al empleo, asciende en 2017 a 584.300 personas, un 3,1% del empleo global, lo que supone aproximadamente un incremento del 7,3% respecto de 2015. Por lo tanto, las ICC tienen un tamaño considerable en la economía de nuestro país y, además, en términos de empleo son una industria en ascenso que se está recuperando rápidamente de la crisis, como se muestra en la Figura 1.

Figura 1. Empleo medio anual cultural: evolución de 2000 a 2016 (medias anuales en miles)
Figura 1. Empleo medio anual cultural: evolución de 2000 a 2016 (medias anuales en miles). Fuente: Anuario de Estadísticas Culturales 2017, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Además, se trata de un sector con un saldo comercial positivo, que en 2016 ascendió a 111,4 millones de euros, lo que refleja aún más su valor como sector estratégico para la competitividad de la economía española.

Figura 2. Evolución del comercio exterior de bienes culturales, 2007-2016
Figura 2. Evolución del comercio exterior de bienes culturales, 2007-2016. Fuente: Anuario de Estadísticas Culturales 2017, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Específicamente, el principal sector exportador dentro de las ICC en España es el de libros y prensa (véase la Figura 3).

Figura 3. Comercio exterior de bienes culturales por tipo de producto, 2016 (millones de euros)
Figura 3. Comercio exterior de bienes culturales por tipo de producto, 2016 (millones de euros). Fuente: Anuario de Estadísticas Culturales 2017, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Queda clara, por lo tanto, la importancia para la competitividad de la economía española de las ICC, así como su potencial exportador y de creación de empleo en un escenario en el que es cada vez más complicado lograr nuevos yacimientos de empleo.

Sin embargo, el potencial de las ICC en España no acaba de ninguna forma ahí, puesto que, como hemos señalado con anterioridad, además de su valor económico, las ICC tienen un valor simbólico que permite un efecto arrastre hacia otros sectores, muy especialmente el turístico.

Ello es así porque desempeñan un papel fundamental para configurar la idea de España en el imaginario colectivo, generando una imagen positiva cuyas externalidades acaban por notarse en otros sectores. Este es el gran potencial de las ICC para su uso como herramienta para la marca España, que debemos cultivar cuidadosamente en nuestra actividad de promoción.

Las ICC son generalmente reconocidas como uno de los elementos clave para determinar el poder blando de un país. Así, de acuerdo con el Índice Elcano sobre Presencia Global, la importancia de la proyección exterior de la cultura española ha crecido durante las últimas décadas. De acuerdo con los cálculos realizados por este Índice, su importancia para contribuir a la presencia global de España ha ido en ascenso, especialmente a través de la crisis económica, pasando de representar un 3,3% de importancia respecto del total en 1990 al 4,6% en 2010 y al 7,2% en 2016.

Figura 4. Presencia global de España, Índice Elcano de Presencia Global
Figura 4. Presencia global de España, Índice Elcano de Presencia Global. Fuente: Índice Elcano de Presencia Global 2016, Real Instituto Elcano

Como se puede ver en la Figura 4, se trata, además, de uno de los valores en los que España alcanza mayor puntuación.

En el mismo sentido, cuando se analiza la imagen de España en el extranjero a través de encuestas, de nuevo vemos como uno de los aspectos mejor valorados suele ser la cultura.

Figura 5. Valoración de España en distintos aspectos en el conjunto de países (escala de 0 a 10)
Figura 5. Valoración de España en distintos aspectos en el conjunto de países (escala de 0 a 10). Fuente: 7ª oleada Barómetro de la Imagen de España, febrero-marzo 2017, Real Instituto Elcano

Fortalezas y retos de las ICC en España

Sin embargo, al analizar la Figura 5, y si comparamos la valoración que recibe la cultura española en comparación con la que recibe como destino turístico o culinario, podemos llegar a la conclusión de que existe un amplio margen de mejora.

Este potencial salta a la vista aún más si tenemos en cuenta las posibilidades de promoción de nuestra cultura a través de la lengua. De acuerdo con el Anuario 2017 del Instituto Cervantes,6 en el mundo hay más de 477 millones de personas con el español como lengua materna y más de 21 millones de estudiantes de español como lengua extranjera. Este es un valor creciente para nuestras industrias exportadoras, y especialmente para las culturales. Hoy en día, el español es ya la segunda lengua de comunicación internacional en Internet, tanto por número de usuarios como por páginas web, y se estima que la lengua española genera el 16% del valor económico del PIB y del empleo en España.7

Pero eso no es todo. El amplio potencial de las ICC en España para reforzar su presencia global se deriva también de nuestra riqueza en patrimonio cultural y artístico. En la actualidad España tiene 46 bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO (el tercer país del mundo por detrás de Italia y China), 16 inscritos en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial y 48 reservas en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera.

Todo este potencial ya sitúa a España como segundo destino turístico mundial, por detrás de Francia y delante de EEUU, con 82,2 millones de visitantes extranjeros en 2017,8 y como líder del ranking mundial de competitividad turística que elabora el Foro Económico Mundial.

Estas fortalezas en el plano lingüístico, patrimonial y turístico se retroalimentan unas a otras reforzando, como hemos visto en las Figuras anteriores, la imagen de España en el mundo. El cuarto factor de esos activos son las ICC, que si bien tienen ya una presencia importante para contribuir a nuestra imagen-país, tanto cuantitativa como cualitativamente, todavía tienen margen para incrementar su aportación, aprovechando las oportunidades que les ofrecen las otras tres, y enriqueciéndolas todavía más a su vez.

Las ICC, sin embargo, afrontan varios retos que, bien solucionados, permitirían a España dar un salto hacia delante que le permita convertirse en una referencia creativa ineludible, como ya son otros países de su entorno como Francia, el Reino Unido y EEUU.

En primer lugar, se trata de un sector que suele tener graves problemas de acceso a la financiación, lo que lastra la internacionalización de las empresas y dificulta su crecimiento. Las causas de este obstáculo se encuentran, por un lado, en las carencias en habilidades empresariales de los trabajadores de las ICC, que suelen centrarse más en el desarrollo de sus proyectos culturales, y menos en la consolidación de planes de negocio. Por otro lado, se trata de un sector de alta innovación y basado en activos intangibles, lo que frena a las entidades financieras a invertir, pese a los grandes avances de nuestro país en la protección de los derechos de propiedad intelectual.

En segundo lugar, se trata de un sector excesivamente atomizado, formado mayoritariamente por autónomos o por empresas de menos de cinco trabajadores. En 2015 había 112.037 empresas en el sector de las ICC en España, que representaban el 3,5% del total, y tan sólo el 6,7% tenían más de cinco trabajadores.

Figura 6. Empresas ICC, 2015
Figura 6. Empresas ICC, 2015. Fuente: Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas 2017, MECD

Además, se trata de un sector todavía poco estructurado, con escasez de redes de cooperación intrasectorial, y con baja interactividad hacia otros sectores de actividad económica, especialmente el sector digital, que debe ser precisamente la principal puerta de acceso para que nuestros contenidos culturales lleguen a todo el mundo.

Por último, y relacionado con lo anteriormente citado, el tercer reto que afrontan nuestras ICC es adaptarse a los mercados digitales globales, en los que la competencia es mucho mayor y es necesaria una innovación constante, para adaptarse a los nuevos comportamientos de los usuarios y afrontar los retos del modelo de negocio digital (las dificultades de monetización, la competencia del contenido generado por los propios usuarios, la piratería, etc.).

Se trata de retos cruciales, dado el horizonte de integración en el Mercado Único Digital Europeo9 y el avance hacia una economía más basada en los contenidos intangibles, en las que la imagen país y los valores asociados a ésta son cada vez más fundamentales.

¿Qué elementos e instrumentos habría que tener en cuenta? ¿Cómo cabría aprovecharlos de la forma más eficaz y eficiente?

Decía Peter Drucker que la eficiencia es: “Hacer mejor lo que ya estás haciendo”.10 Considerado el mayor filósofo de la administración del siglo XX, este autor aplica a aspectos gerenciales que son potencialmente objeto de mejora como a otros en los que ya se parte de un buen nivel, la necesidad de continuar evolucionando, aprendiendo, adaptándonos, de forma que se realice el trabajo de manera eficaz, eficiente, diferente y, sobre todo, mejor. La búsqueda de la eficiencia debería ser un hábito, algo que hacemos de manera inconsciente, pero para ello es necesario creer que haciendo las cosas mejor, los principales beneficiarios vamos a ser nosotros mismos.

La promoción de las ICC en el exterior no escapa a esta visión. Además de constituir la faceta propiamente creativa y reflexiva de la actividad humana, las ICC determinan la vida práctica de los hombres y, en concreto, la vida económica y social. Por ello, se necesita definir qué elementos o instrumentos se deberían tener en cuenta a la hora de hacer de estas ICC un factor central para la redefinición de los modelos productivos y de crecimiento económico de nuestra sociedad en el ámbito internacional.

Líneas de actuación: ayudas y becas

A través de la puesta en marcha de diferentes líneas de acción centradas en ayudas económicas y becas para la formación en el exterior, se muestra un compromiso de apoyo y un estímulo claro al tejido cultural español en el ámbito internacional, con el objetivo de dinamizar y facilitar la colaboración entre empresas, entidades y profesionales, contribuir a la formación de trabajadores culturales especializados, y aportar alianzas estratégicas que incidan en la consolidación, modernización y desarrollo de la cultura española.

Teniendo en cuenta el continuo crecimiento a nivel nacional e internacional del mercado español de contenidos digitales,11 y que el acceso al mercado exterior es más fácil gracias a la tecnología, es fundamental centrar las líneas de actuación en la modernización e innovación de las ICC. Es necesario impulsar la internacionalización de nuestras industrias culturales y creativas, promoviendo inversiones en creación y difusión de contenidos digitales culturales en productos y servicios, aumentando la calidad de la oferta legal de contenidos digitales culturales en Internet, e incrementando la generación de empleo fomentando el desarrollo, la profesionalización y la vertebración de este sector.

Asimismo, fomentar la cultura española en el exterior también supone impulsar su inclusión en redes internacionales y europeas de oferta cultural, que favorezcan los vínculos entre nuestro país y los países de nuestro entorno europeo e internacional, promoviendo la participación activa de la ciudadanía y del sector privado en los procesos culturales que se vayan creando.

Por otro lado, aprovechando los grandes profesionales de reconocido prestigio y experiencia en el ámbito artístico, creativo y de gestión cultural con los que cuenta España, así como los jóvenes profesionales con amplia formación capaces de responder a los nuevos retos a los que se enfrentan las ICC, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, se considera necesaria la implementación de ayudas y becas formativas en el exterior.

Estos instrumentos permitirán, por un lado, facilitar la difusión de la cultura española en distintos centros extranjeros a través de proyectos culturales específicos, apoyando y potenciando la lengua española en los mismos, y, por otro, la participación de profesionales extranjeros del sector cultural en programas especializados como prácticas formativas impartidas por organismos e instituciones especializadas de indudable prestigio en este ámbito creativo.

Líneas de actuación: colaboración público-privada

Existe una clara necesidad de poner en marcha una política de colaboración con otras muchas administraciones, entidades e instituciones públicas y privadas, a fin de llevar a cabo proyectos comunes, cuyo impulso deba estar regido por un interés compartido por la consolidación de foros de diálogo cultural, jornadas de encuentro e intercambio de experiencias, así como por convocatorias para el diálogo entre agentes económicos, creadores, expertos y profesionales.

El propio carácter dinámico de las ICC provoca la necesidad de impulso de la innovación y modernización de este sector buscando una internacionalización del mismo en el marco de un mercado global de consumidores de bienes y servicios de gran tamaño que no deja de crecer. La buena reputación en el exterior de la creatividad nacional busca sinergias entre el sector público y privado que permitan ver a la cultura como catalizadora para la conversión eficiente de conocimiento en nuevos productos, servicios y procesos y, a los artistas, capaces de crear prototipos de nuevas soluciones, modelos económicos, sociales y empresariales, con las nuevas tecnologías de la información y comunicación como medios de expresión en muchas ocasiones.

Esta colaboración también se manifiesta en la participación del sector privado en la financiación de proyectos culturales, fomentando el mecenazgo cultural y facilitando el acceso a nuevas fuentes de financiación, permitiendo con ello la internacionalización de nuestro sector cultural y creativo. Sin duda, ello contribuirá a dos objetivos: por un lado, a aumentar la competitividad de las ICC en el exterior, así como a reforzar y cohesionar el sector; y por otro, a promover el reconocimiento social a esta labor privada de apoyo y de estímulo del tejido cultural español, con el fin de dinamizar y facilitar la colaboración internacional entre todos los sectores implicados.

Los Espacios Creativos, también llamados “incubadoras, hubs o viveros de proyectos y empresas culturales”, han adquirido en los últimos años una gran relevancia como respuesta a una nueva economía colaborativa que requiere de iniciativas de colaboración entre los agentes del sector y una mayor conexión con el resto de agentes del sistema de innovación de su entorno, lo que contribuye, en definitiva, a la mejora de competitividad de las ICC en el exterior.

La organización de estos encuentros persigue el impulso del proceso asociativo, el incremento de la conectividad entre los distintos agentes en nuestro país, Europa y el resto del mundo, así como la reflexión que sobre el papel juegan dichos espacios en el emprendimiento y la innovación, y el debate sobre la sostenibilidad económica y las posibilidades de financiación, tanto público como privada.

Líneas de actuación: fomento del turismo cultural

Otro de los elementos a los que prestar especial atención, por sus posibilidades como motor económico y de desarrollo, es el fomento del turismo cultural dentro de los diferentes planes de ayudas y programas específicos, como elemento estratégico en las propuestas de acción y promoción de la cultura española en el exterior.

Que España sea el tercer destino turístico mundial por detrás de Francia y EEUU, el primer destino vacacional del mundo, que el número de visitantes extranjeros se encuentre en continuo crecimiento y que sea el líder del ranking mundial de competitividad turística que elabora el Foro Económico Mundial, como anteriormente se ha señalado, no puede sino suponer una oportunidad para el fomento de la oferta turística cultural a nivel internacional.

Figura 7. Impacto sobre el turismo, 2015
Figura 7. Impacto sobre el turismo, 2015. Fuente: Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas 2017, MECD

En este sentido, promover la elaboración de protocolos de actuación, acuerdos o convenios de colaboración entre distintas instituciones y organismos del sector público y privado, fomentará la creación, consolidación y modernización de la industria turística cultural en el exterior. Ello permitirá apoyar el establecimiento de actividades conjuntas entre ambos sectores, mejorando la producción y distribución de los insumos culturales, y favoreciendo el consumo en el marco de la oferta turística en nuestro país.

En suma, y tal y como pone de relieve el Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas 2017 de la Dirección General de Industrias Culturales y del Libro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, “el desarrollo de las industrias creativas determina, pues, la expansión de una cultura y es, en ese sentido, una tarea que nos compromete a todos, pero en especial a quienes hemos aceptado la responsabilidad pública de su promoción y, con ella, la de dar continuidad de futuro a la relevante presencia histórica de la cultura española en el mundo”.

Para ello, es necesario recordar lo que señala Simon Anholt (2003) sobre la dimensión cultura-patrimonio como marca-país, y es que ésta “confiere a los países riqueza, dignidad, fidelidad y les proporciona respeto en el extranjero y calidad de vida dentro de las fronteras”.

Conclusiones

¿Cuál es el resultado potencial que cabría obtener?

Las ICC españolas han alcanzado en los últimos años un gran crecimiento y fuerte presencia en el exterior de nuestro país. Tanto los sectores vinculados con la innovación y la creatividad como el diseño, la moda, la arquitectura, la publicidad, los nuevos medios de comunicación, los videojuegos y las artes interactivas, como los sectores culturales más tradicionales vinculados a las artes escénicas, las artes visuales, el patrimonio cultural, el cine, la televisión, la radio, la música, los libros y la prensa, han conseguido un gran impacto a nivel internacional, generando un importante crecimiento económico de dichas industrias, y su traslación en una muy buena imagen de España como marca.

El trabajo de estos años ha generado una serie de oportunidades que miran al futuro con optimismo. Estas oportunidades se enmarcan en la importancia de la creatividad y la innovación como rasgos distintivos de las industrias culturales, así como su carácter dinámico. Además, la diversidad de contenidos culturales y creativos han generado una oferta que da amplia respuesta a las crecientes demandas del mercado internacional. En este sentido, hay una presencia española destacada en la gran mayoría de manifestaciones culturales, desde las más clásicas hasta las más innovadoras.

La evolución de la tecnología y la consolidación de la economía digital ha supuesto una dinámica de renovación permanente de oportunidades de negocio, la aparición de nuevos formatos, tipos de contenido y formas de distribución al público, nuevas aplicaciones para productos ya existentes, nuevas opciones de desarrollo de una carrera creativa, así como nuevas fórmulas de captación de ingresos.

Todo este potencial de desarrollo y presencia internacional de las ICC debe ser apoyado desde la Administración General del Estado en una estrategia más amplia de acción tanto dentro como fuera de España porque sus grandes beneficios repercuten de forma importante tanto en otros sectores económicos como en la propia imagen de marca de nuestro país.

Esta estrategia de acción, que en España se articula a través del antes citado Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas liderado por la Secretaría de Estado de Cultura, debería tener su reflejo en el exterior a través de la estrecha coordinación de las principales instituciones públicas bajo el patrocinio del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación como responsable de la acción exterior del Estado.

En este esfuerzo conjunto debería tener un papel preponderante la Secretaría de Estado de Cultura, Acción Cultural Española (AC/E), el Instituto Cervantes, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y TURESPAÑA, junto con el Alto Comisionado para la Marca España y la promoción del español, implicando de forma activa a las grandes empresas, los sectores culturales más destacados y el conjunto de la sociedad civil.

El diseño de una estrategia de acción exterior específica para el fomento de las ICC supondría aunar capacidades con el establecimiento de líneas prioritarias de actuación por parte de las administraciones públicas, facilitando la coordinación de recursos públicos hacia el sector cultural y creativo, un sector claramente vinculado a la marca-país y con un alto valor económico y simbólico, generando beneficios también dentro de España a través de su influencia en el sector del turismo, como hemos comentado al comienzo de este texto.

Esta estrategia de acción exterior serviría de apoyo a las ICC en su expansión internacional, no sólo en mercados ya consolidados como la UE o Iberoamérica, sino en mercados emergentes en Asia y África. La calidad, innovación y diversidad del producto cultural y creativo español reforzaría la imagen de país multiplicando los retornos positivos y reforzando la influencia política de España en la esfera internacional.

Nuestra política exterior no debe ser ajena a las ventajas de tener una posición de protagonismo en el llamado “poder blando”. La progresiva influencia de la acción cultural en el desarrollo de las relaciones internacionales a través de la “diplomacia cultural” es una realidad evidente en la que muchos países de nuestro entorno han realizado importantes inversiones con buenos resultados.

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la globalización de la economía, y la movilidad masiva de personas por razones de trabajo, turismo, ocio o necesidad hacen de los sectores culturales y su desarrollo industrial un instrumento muy destacado a tener en cuenta en el diseño de una estrategia política de acción en el exterior.

Desde la Secretaría de Estado de Cultura se han venido desarrollando, en el marco de sus competencias y respondiendo a los objetivos marcados por el Plan Cultura 2020, un conjunto de actuaciones para favorecer la internacionalización de la cultura española. El objetivo es mejorar el desarrollo de la competitividad del producto cultural y creativo mediante el establecimiento de medidas que incrementen su acceso al mercado internacional, su presencia en eventos, ferias, congresos, festivales de teatro o cine fuera de nuestras fronteras, así como mejorando la oferta turística cultural a través de aplicaciones vinculadas a las nuevas tecnologías.

Entre estas medidas se destaca la puesta en marcha en 2018 de un plan de acción anual de promoción cultural de España en el exterior, en coordinación con Acción Cultural Española y el Instituto Cervantes, con el que se pretende incentivar y coordinar las acciones de fomento de la cultura a nivel internacional.

Otras de las medidas ha sido la mejora de la aplicación informática “INFOX Cultura”, que asegure una efectiva consulta de información sobre actividades y programas de proyección cultural en el exterior entre las distintas instituciones públicas con competencia en materia internacional. Previo mapeo de las principales bases de datos de las distintas unidades de la Secretaría de Estado de Cultura, así como de otras instituciones que realizan actividades culturales en el exterior, permitirá de forma inmediata y aprovechando las nuevas tecnologías, la consulta e información de las acciones que se lleven a cabo en el exterior.

A la vista de lo expuesto, la promoción de las industrias culturales y creativas como herramienta para la Marca España debería ser una de las líneas prioritarias de nuestra acción exterior en un esfuerzo coordinado entre las administraciones públicas, las empresas culturales y creativas, y la sociedad civil, para consolidar los importantes beneficios que genera tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

En efecto, y como señaló Alexander Graham Bell, “grandes descubrimientos y mejoras implican invariablemente la cooperación de muchas mentes”. En nuestro caso, estamos seguros de que la cooperación de todos para la promoción de nuestras ICC es el mejor camino para la proyección exterior de España y el refuerzo de nuestra imagen de marca país.

Borja Álvarez Rubio
Subdirector general de Industrias Culturales y Mecenazgo, Ministerio de Cultura y Deporte

Camilo Vázquez Bello
Subdirector general de Cooperación y Promoción Internacional de la Cultura, Ministerio de Cultura y Deporte

Ángela Gutiérrez Sánchez de León
Jefa de Gabinete del Subsecretario de Ciencia, Innovación y Universidades, Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades


1 René Huygue (1977), El Arte y el hombre, vol. 3, Planeta, Barcelona, p. 32.

2 Oscar Wilde (1970), Obras completas, Aguilar, Madrid, p. 1291.

3 Bruselas, 27/IV/2010, COM (2010) 183 final, p. 2.

4 Cuenta satélite de la cultura en España, Avance de resultados 2010-2015 (Base 2010).

5 El Índice Elcano de Presencia Global agrega y cuantifica, sobre la base de datos objetivos, la proyección exterior y el posicionamiento internacional de 100 países en función de las tres dimensiones que conforman su presencia: económica, militar y blanda. Dentro de la categoría de “presencia blanda”, uno de los factores que se tienen en cuenta es la influencia cultural. Para más información, véase Web Presencia Global.

6 “El español: una lengua viva”, Informe 2017, Instituto Cervantes.

7 J.L. García Delgado, J.A. Alonso y J.C. Jiménez (2012), “El valor económico del español”, Fundación Telefónica, Madrid.

8 Instituto Nacional de Estadística.

9 Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones (2015), “Una Estrategia para el Mercado Único Digital de Europa”, Bruselas, 6/V/2015, COM (2015) 192 final.

10 Peter F. Drucker (2007), Gestión del conocimiento, Deusto S.A. Ediciones, Barcelona.

11 El mercado de contenidos digitales en España experimentó un incremento del 5% en 2015 con respecto al año anterior (fuente: AMETIC).

12 Ministerio de Educación Cultura y Deporte (2016), “Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas 2017”, Dirección General de Industrias Culturales y del Libro, Secretaría de Estado de Cultura, Secretaría General Técnica.

13 Simon Anholt (2003), Brand New Justice: The Upside of Global Branding, Butterworth-Heinemann, Londres.

]]>
<![CDATA[ Sistema de Indicadores de la Distancia entre Imagen y Realidad (SIDIR). Análisis del caso español. Sexta edición 2019 ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/gonzalezenriquez-martinezromera-sistema-indicadores-distancia-imagen-realidad-sidir-caso-espanol-6ed-2019 2019-10-01T01:13:33Z

El objeto de este informe es presentar la diferencia entre la realidad española y la evaluación de España realizada por la opinión pública internacional, identificando aquellos aspectos en los que la realidad del país es mejor que su imagen exterior.

]]>
Índice

(1) Introducción y metodología – 4
(2) Resultados – 9
(2.1) Aspectos en los que la realidad es similar a la imagen – 9
(2.2) Aspectos en los que la realidad es peor que la imagen – 20
(2.3) Aspectos en los que la realidad es mejor que la imagen – 32
(3) Resumen de los datos – 43

(1) Introducción y metodología

El objetivo de este informe es presentar la diferencia entre la realidad española y la evaluación de España realizada por la opinión pública internacional, con especial interés en identificar aquellos aspectos en los que la realidad del país es mejor que su imagen exterior.

El análisis permite medir la distancia entre la posición de España en los rankings internacionales de imagen y su posición en los rankings elaborados con datos objetivos. El informe mide esa distancia para los rankings que miden las 55 primeras economías del mundo: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, EEUU, México, Perú, Venezuela, Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Finlandia, Grecia, Países Bajos, Irlanda, Italia, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rusia, Rumanía, Suecia, Suiza, Ucrania, Arabia Saudí, Australia, Corea del Sur, China, Filipinas, India, Indonesia, Irán, Irak, Israel, Japón, Kazajistán, Malasia, Nueva Zelanda, Pakistán, Catar, Singapur, Taiwán, Tailandia, Turquía, EAU, Argelia, Egipto, Nigeria y Sudáfrica.

La fuente que se utiliza para medir la imagen externa de España es la formada por las encuestas anuales que desde el año 2009 elabora el Reputation Institute y la explotación que realiza de ellas para España por encargo del ReaI Instituto Elcano. En concreto, se utiliza la imagen de España en los países del antiguo G-8 (EEUU, Canadá, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, Rusia y Japón) medida en el Country RepTrak durante febrero y marzo de 2017: en el análisis de esta encuesta la puntuación (valoración) obtenida por España en estos ocho países se compara con la obtenida por los otros 54 países sometidos a evaluación.

La imagen de España, tal y como resulta convertida en variable operativa en las clasificaciones de dicha encuesta, se compone de 24 elementos de valoración: 17 de ellos miden el acuerdo con frases que indican posibles aspectos positivos de un país (“es un bello país”, “es un país que valora mucho la educación”, “es un país seguro”, etc.), y los siete restantes recogen recomendaciones de los encuestados tales como “recomendaría ese país para estudiar”, “para trabajar”, “para vivir”, o “para visitar”. En conjunto, los 24 elementos abordan todos los aspectos relevantes en la configuración de la imagen de un país, desde el aspecto político-institucional al económico y tecnológico, pasando por el cultural, el educativo o el relativo a la calidad de vida. En base a los resultados obtenidos en las encuestas, los 55 países son clasificados para cada uno de los elementos de valoración. Como ejemplo, bajo estas líneas puede observarse la clasificación de los países según la valoración que reciben en cuanto al atributo “Seguridad”, medida en función del nivel de acuerdo con esta frase: “Es un país seguro: ofrece un ambiente seguro tanto para los visitantes como para sus habitantes”. En este caso España aparecía en 2017 en el puesto 15 en un ranking encabezado por Suiza. Como se verá más adelante, España es en realidad el 10º país más seguro de entre las 55 principales economías del mundo.

La posición de España en estas 24 clasificaciones es el indicador utilizado para la variable “imagen”, que va a compararse con la realidad española obtenida a través de diversas fuentes estadísticas internacionales. A este respecto, cabe reseñar que dicha comparación plantea varios desafíos: (1.1) definir las variables objetivas que pueden considerarse equivalentes en la realidad al elemento que se valora en la encuesta; (1.2) identificar fuentes estadísticas en las que se recojan todos los países valorados en la encuesta sobre imagen; y (1.3) simultanear en el tiempo las mediciones de imagen y realidad.

(1.1) Definir las variables objetivas que pueden considerarse equivalentes en la realidad al elemento valorado en la encuesta

A veces este ejercicio es sencillo, como en el caso recien nombrado de la posición de España según el número de turistas que recibe al año. Esta es una variable sobre la que existe información fiable y que puede compararse con la imagen de España como país atractivo para el turismo, recogida en la pregunta “¿Recomendaría este país para visitarlo?”. Sin embargo, en ocasiones la identificación de una variable objetiva ha resultado imposible porque el elemento que se valora es intrínsecamente subjetivo. Es por ejemplo, el caso del atributo “la gente de ese país es simpática”, pues no existe ninguna medición objetiva internacional que permita conocer el grado de “simpatía” de los individuos de un país. De la misma forma, tampoco existen estadísticas internacionales respecto a la “calidad de productos y servicios” o la “confiabilidad de la población”. En relación a este último atributo existen encuestas que miden hasta qué punto los ciudadanos de cada país confían los unos en los otros, pero eso no equivaldría a un indicador que mostrase hasta qué punto cumplen su palabra y dicen la verdad (y por tanto son confiables). Por estas razones cuatro de los ítems de la imagen han tenido que ser excluidos de la comparación con variables objetivas, los tres nombrados más el “uso eficiente de los recursos públicos”, quedando el listado final reducido a 20 elementos frente a los 24 recogidos en la encuesta de imagen. 

En otras ocasiones, el atributo incluye internamente varios componentes diferentes que pueden corresponderse, a su vez, con diferentes variables objetivas. Este es el caso, por ejemplo, del atributo “entorno económico”, el cual se define en la encuesta como “(ese país) ofrece un entorno favorable para hacer negocios, contando con una economía estable de bajo riesgo y una infraestructura desarrollada”. A este respecto se han utilizado tres variables objetivas de comparación: la clasificación de “Calidad regulatoria” del Worldwide Governance Indicators, la densidad de la infraestructura de transporte y la ratio de suscripciones a banda ancha. En los casos como éste, en que un atributo se corresponde con indicadores objetivos de ámbitos diversos, la comparación se ha duplicado o triplicado, realizándose de forma separada para cada uno de ellos. Así, en relación con este atributo, los resultados se muestran dispares: mientras que la imagen internacional de España como país para hacer negocios es peor que la realidad medida a través de la implantación de internet, y similar en función de la infraestructura de transportes, en lo referente a su calidad regulatoria la imagen está por encima de la realidad.

Esto mismo sucede con el atributo “Ese país contribuye de forma considerable a la cultura global; allí nacieron muchos artistas, científicos, inventores, escritores, deportistas y políticos muy conocidos”. En este caso, las variables objetivas para las que existen mediciones internacionales son, por una parte, las relacionadas con el deporte (Olimpiadas y campeonatos de fútbol), por otra las relativas a la ciencia y la literatura (premios Nobel), y, por último, una fuente que recoge la popularidad internacional de los artistas a partir del número de entradas de Wikipedia dedicadas a ellos (artistas del pasado y del presente).

Un tercer ejemplo de esta pluralidad de referencias en la realidad a un solo atributo de la imagen es “Ese país es un participante responsable en la comunidad global; apoya buenas causas y sus líderes son personas respetadas internacionalmente”. En este caso las variables objetivas utilizadas han sido el volumen de los fondos estatales dedicados a la cooperación al desarrollo, el despliegue de militares en alianzas internacionales de pacificación, y el esfuerzo en la lucha contra el cambio climático (emisiones de CO2). No existe ninguna fuente que permita medir el respeto internacional a los líderes de cada uno de los países comparados.

En una ocasión sucede lo contrario, que un solo indicador objetivo se ha utilizado para medir dos atributos de la imagen: “lo recomendaría como país para vivir” y “lo recomendaría como país para trabajar”. Aunque es importante saber que España resulta más atractiva como país para vivir que como país para trabajar, no existen dos indicadores objetivos diferentes para comparar ambos atributos, puesto que trabajar en un país exige generalmente vivir en él y, análogamente, para vivir en un país a menudo es necesario trabajar en él. En este caso el indicador utilizado ha sido la tasa de migración neta per cápita, definida como la diferencia entre el stock de inmigrantes y de emigrantes (lo que incluye a los individuos inactivos) con respecto a la población total del país.

Por otra parte, en algunos casos es inevitable que la fuente utilizada como variable objetiva tenga un componente significativo de percepción externa o esté básicamente construida sobre ella. Así, para los atributos relativos al “entorno político e institucional” y al recién citado “entorno económico” se han utilizado como fuente estadística los Worldwide Governance Indicators del Banco Mundial, que a su vez se elaboran a partir de la opinión de expertos. Esto es debido a la falta de fuentes objetivas que midan estos aspectos con criterios y metodología similares para el conjunto de países incluidos en la muestra. Como ocurre con otros índices que intentan medir fenómenos difícilmente cuantificables (como por ejemplo el de Transparencia Internacional sobre corrupción), la percepción de individuos bien informados por su posición social, económica o política es lo más cercano que puede encontrarse a una medición objetiva.

En otro caso, la fuente de la variable objetiva de la comparación es, a su vez, un conjunto de encuestas. Se trata del atributo de la encuesta por el cual “el país ofrece un estilo de vida atractivo, disfruta la gente que vive allí”. Aquí se trata de medir el disfrute o la felicidad de los individuos de cada país, y siendo la felicidad por definición un estado de ánimo y por tanto subjetivo, la única comparación posible es la que puede realizarse con los datos que miden esa felicidad a partir de encuestas a los individuos. En este caso se han utilizado los datos del World Happiness Report elaborado por la ONU, que se basan a su vez (entre otras fuentes) en varias encuestas internacionales.

Por último, no siempre es fácil decidir si los datos de la variable objetiva deben utilizarse en sus términos absolutos o relativos al tamaño de la población. Por ejemplo, en cuanto al número de universidades incluidas en los primeros puestos de los rankings internacionales: ¿el indicador relevante es el número absoluto o el relativo a la población de cada país? En este informe se ha decidido continuar con el criterio adoptado hace tres ediciones, es decir, utilizar el dato ponderado, en la medida que el número de universidades punteras que puede producir un país está relacionado con su tamaño demográfico.

(1.2) Identificar fuentes estadísticas en las que se recojan todos los países valorados en la encuesta sobre imagen

Esto ha supuesto, por ejemplo, desechar las numerosas fuentes estadísticas que se refieren sólo a la UE o sólo a los países de la OCDE.  En los casos en que la fuente estadística utilizada recoge la mayoría del resto de los 54 países de la encuesta pero deja fuera a algunos de ellos, éstos últimos han sido eliminados también de la clasificación de imagen para hacer comparables ambas escalas. El caso más destacado es el de Taiwán, que aparece recogido en el Country RepTrak pero que está ausente en numerosas estadísticas internacionales dado su limitado reconocimiento internacional.

(1.3) Simultanear en el tiempo las mediciones de imagen y realidad

Aunque la última oleada de la encuesta de imagen internacional se ha realizado en el año 2019, la publicación de estadísticas internacionales suele sufrir un retraso de al menos un año respecto al momento al que se refieren los datos. Ello obliga a utilizar la encuesta del Country RepTrak 2018 para simultanear la comparación de sus datos con los de las fuentes estadísticas disponibles más recientes.

(1.4) La evolución anual de la imagen y de la realidad españolas

Conviene recordar que el objetivo del SIDIR es proporcionar, para cada momento, la medición de la distancia entre la posición de España en el ranking de imagen y su posición en los rankings de datos objetivos. Al tratarse de la medida de una distancia, su evolución en el tiempo puede deberse a cambios en la posición en el ranking de imagen o cambios en la posición en los rankings que se deducen de las estadísticas internacionales. Por tanto, la lectura e interpretación de la evolución de la distancia debe ser muy cuidadosa, ya que la posición en un ranking internacional puede alterarse por los cambios experimentados por los demás países. España podría mejorar en cualquier atributo de imagen, por ejemplo y, sin embargo, ver disminuida su posición en el ranking porque otro país ha mejorado más, o porque nuevos países con un resultado mejor que el español se han incluido en la encuesta de imagen.

Por ello, para medir específicamente el avance o retroceso de la distancia entre imagen y realidad españolas de año en año, se realiza una comparación entre el porcentaje de aumento o retroceso de la puntuación obtenida por España en cada uno de los atributos en la encuesta (en una escala de valoración 0-100) y el porcentaje de aumento o retroceso en los indicadores objetivos. Esta comparación permite medir la evolución de la distancia entre la imagen de España y su realidad, al margen de cuál haya sido la evolución de los demás países.  Es decir, no mide los cambios de posición en un ranking internacional, sino únicamente la evolución nacional. Este resultado interesa especialmente a los que desean medir la eficacia de las políticas dedicadas a la mejoría del prestigio de España y lo español.

Esta es la 6ª edición del SIDIR, que seguirá actualizándose anualmente a la luz de los datos de imagen de España y de las estadísticas internacionales. La aparición de nuevas fuentes de información estadística o de clasificaciones basadas en datos objetivos, así como el acceso a nuevos datos de opinión, o la realización de las modificaciones metodológicas que resulten apropiadas, convierten el SIDIR en un sistema abierto cuyo objetivo es ofrecer cada año una foto de la distancia entre la posición del país en las encuestas de imagen internacional y su realidad tal y como es reflejada en las fuentes estadísticas y clasificaciones internacionales.

Carmen González Enríquez
Directora del Observatorio Imagen de España (OIE), Real Instituto Elcano

José Pablo Martínez Romera
Ayudante de investigación del Observatorio de la Imagen de España, Real Instituto Elcano
| @jpmromera

]]>
<![CDATA[ La reputación de España en el mundo. Country RepTrak®2019 ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/reputationinstitute-elcano-reputacion-de-espana-en-el-mundo-countryreptrack-2019 2019-10-01T12:28:53Z

Edición 2019 del informe que analiza la reputación de España en el mundo mediante encuestas de opinión entre ciudadanos de 23 países utilizando la metodología Country RepTrak®. Dicha metodología es un análisis de la reputación de los países con un modelo inspirado en la medición de la reputación de las empresas.

]]>
Resumen

Edición 2019 del informe que analiza la reputación de España en el mundo mediante encuestas de opinión entre ciudadanos de 23 países utilizando la metodología Country RepTrak®. Dicha metodología es un análisis de la reputación de los países con un modelo inspirado en la medición de la reputación de las empresas.

Índice

1. Introducción

2. Metodología Country RepTrak®

3. La reputación de España en el mundo
a. La reputación de España en el antiguo G8
b. La reputación de España en América Latina
c. La reputación interna de España
d. Comparativa internacional de la reputación de España

4. Atributos que construyen la reputación de España
a. Fortalezas y debilidades de España en el antiguo G8
b. Fortalezas y debilidades de España en América Latina
c. Fortalezas y debilidades internas de España
d. Perfil competitivo de España

5. La Economía de la Reputación: la reputación de España y la creación de valor
a. Comportamientos favorables hacia España en el antiguo G8
b. Comportamientos favorables hacia España en América Latina
c. Comportamientos favorables internos de España
d. Perfil comparativo de las actitudes de apoyo hacia España

6. Principales conclusiones

1. Introducción

El estudio La reputación de España en el mundo tiene por objetivo analizar la percepción que de nuestro país tiene una muestra representativa del público general de 23 países, entre ellos los pertenecientes al influyente grupo del antiguo G8.

Como más adelante se analizará en este estudio, la reputación de España en 2019 continúa su recuperación tras el duro ajuste sufrido en el trienio 2011-2013. De este modo, el indicador Pulse que mide la estima y la confianza sube hasta posicionarse en 75,6 puntos y alcanzando el duodécimo lugar, subiendo dos puestos frente al año pasado.

La reputación de España sigue apoyándose fuertemente por las variables más soft del modelo, que son aquellas que tienen que ver con el talante de sus habitantes, el estilo de vida, el entorno natural o las posibilidades de ocio y entretenimiento. Las variables hard, como nuestro nivel de tecnología e innovación, el reconocimiento de nuestras marcas comerciales y empresas o nuestro sistema educativo, aunque muestran una leve mejoría, siguen presentando un importante margen de mejora a la hora de reforzar nuestra percepción internacional.

En un lugar intermedio estarían algunas de las variables de la dimensión “Calidad institucional”, que, junto, con las de naturaleza económico-empresarial, fueron las que en mayor medida acusaron el impacto de la reciente crisis económica, pero que a partir de 2014 iniciaron una senda alcista.

Por último, la percepción que los españoles tenemos de nuestro país continúa acortando distancias con la percepción exterior, después de que en los años más duros de la crisis económica aquella registrara una caída relevante, de entorno a treinta puntos Pulse en el período 2009-2014. A partir del año 2015, coincidiendo con la mejoría de los indicadores macroeconómicos, la percepción española interna ha iniciado una recuperación que llega hasta la actualidad, quedando una diferencia entre ambas inferior a los dos puntos.

Ver las ediciones pasadas:

]]>
<![CDATA[ Los españoles ante el cambio climático ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/encuesta-espanoles-ante-cambio-climatico-sep-2019 2019-09-24T07:31:00Z

Resultados de la encuesta realizada por el Real Instituto Elcano sobre las actitudes de los españoles hacia el medio ambiente y el cambio climático.

]]>
Resultados de la encuesta realizada por el Real Instituto Elcano sobre las actitudes de los españoles hacia el medio ambiente; el papel que ocupa el cambio climático entre las preocupaciones de los ciudadanos; el grado de conocimiento sobre el cambio climático; el apoyo a la existencia de normas para prevenirlo o para mitigar sus efectos; la disposición a pagar para evitar el cambio climático; el apoyo a que parte del presupuesto estatal se dedique a paliar ese cambio aunque sea a costa de reducir otras partidas; o la elección de políticas concretas a las que los ciudadanos destinarían los fondos estatales contra el cambio climático.

De esta encuesta se deriva que, en general, los españoles respaldan los elementos, instrumentos y procesos de las leyes climáticas ambiciosas que están aprobándose en otros países.

Resumen de prensa - PDF


Informe completo - PDF


Motivos para realizar esta encuesta

Contexto

  • El cambio climático: una de las principales amenazas a nivel global.
  • Solución: acción por parte de todos los países.
  • Compromiso de España: cumplir con los acuerdos adoptados; Acuerdo de París, UE.
  • Situación actual: proceso de desarrollo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Motivos

  • Solución: acción por parte de todos los países.
  • Compromiso de España: cumplir con los acuerdos adoptados; Acuerdo de París, UE.
  • Situación actual: proceso de desarrollo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Preguntas de investigación

  1. ¿Cuáles son las creencias (información) de los ciudadanos relativas al medio ambiente y al cambio climático?
  2. ¿En qué medida tienen los españoles una visión pro-ecológica del mundo?
  3. ¿Cuáles son las creencias normativas (qué deberíamos hacer) con respecto al cambio climático?
  4. ¿Qué intenciones tienen los ciudadanos con respecto al cambio climático?

Ficha técnica y financiación

  • Universo: individuos residentes en España de 18 o más años.
  • Muestreo: estratificado por Comunidad Autónoma en España. Cuotas de sexo y edad proporcionales a la distribución de la población en cada uno de los estratos.
  • Tamaño muestral: 1.000 entrevistas.
  • Tipo de entrevista: entrevistas telefónicas.
  • Error de muestreo: para los datos totales y un margen de confianza del 95,5%, se sitúa en un +/-3,2%.
  • Fechas del campo: Para los datos totales y un margen de confianza del 95,5%, se sitúa en un +/-3,2%..
  • Trabajo de campo y tabulación de datos: realizados por Random Strategy.
  • Tratamiento de datos y elaboración de gráficos: Alberto Rubio García.
  • Diseño del cuestionario, dirección del estudio, redacción del informe: Lara Lázaro Touza, Carmen González Enríquez y Gonzalo Escribano Francés.
  • Financiación: European Climate Foundation.

Resultados

Gráfico 1. El cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta el mundo (%). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano / www.realinstitutoelcano.org

Gráfico 2. Conciencia ambiental. Distribución entrevistados escala NEP de 1 a 5 puntos. Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano / www.realinstitutoelcano.org

Gráfico 3. “El cambio climático existe” (%) y Gráfico 4. “Los humanos somos los principales responsables del cambio climático” (%). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 5. “Los humanos somos los principales responsables del cambio climático porque usamos carbón, petróleo y gas”. Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 6. “Todavía no se notan los impactos del cambio climático”, según hábitat (%). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 7. “Todavía no se notan los impactos del cambio climático”, según ideología y escala NEP (%). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 8. “Los compromisos actuales de todos los países para luchar contra el cambio climático son suficientes para limitar sus peores impactos”. Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 9. “Muy responsable” como causantes del cambio climático, según sexo (%). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 10. Opinión sobre la actuación de España en la lucha contra el cambio climático, según ideología (%). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 11. España debería dedicar parte del presupuesto para compensar los daños de olas de calor, sequía e incendios, según ingresos (%). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 12. Reparto del dinero (500€) entre diferentes opciones de compensación (en media). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 13. Disposición a pagar más en el impuesto de circulación, según estudios e ideología (%). Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 15 (a). Apoyo a elementos y procesos de una futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 15 (b). Apoyo a elementos y procesos de una futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Gráfico 15 (c). Apoyo a distintos elementos y procesos de una futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Fuente: Encuesta Los Españoles ante el cambio climático (2019), Real Instituto Elcano

Conclusiones

  • El cambio climático es la mayor amenaza para el mundo.
  • La conciencia ecológica de los españoles es semejante a la de otros países similares (desarrollados y occidentales).
  • Existe un conocimiento alto sobre el cambio climático:
    Su existencia, su origen antropogénico, que sus impactos son perceptibles, la insuficiencia de los compromisos actuales.
  • Los ciudadanos, sin embargo, son poco conscientes de su propia responsabilidad.
  • Los ciudadanos piensan que España no está haciendo lo suficiente en la lucha contra el cambio climático:
    a) Creen que España debería dedicar parte de sus presupuestos a compensar los efectos del cambio climático, especialmente en materia de aumento de la masa arbórea y protección contra incendios (entre las propuestas formuladas).
    b) Casi el 60% estaría dispuesta a pagar más para prevenir el cambio climático y sus efectos.
    De media, 46€ adicionales anualmente en el impuesto de circulación
  • Los españoles piensan que España debe tener una Ley de Cambio Climático y Transición Energética.
  • Para la futura ley los españoles apoyan los elementos clave de las leyes más ambiciosas:

          - El establecimiento de objetivos de reducción de emisiones sectoriales.
          - La neutralidad en carbono.
          - Un comité científico independiente de cambio climático.
          - Que los decisores tengan que seguir el mandato del comité científico independiente.
          - La realineación de los flujos financieros con los objetivos climáticos.
          - La participación ciudadana en las decisiones sobre políticas climáticas.
          - La asignación de parte del presupuesto a la prevención y gestión del cambio climático.
          - La transición hacia fuentes de energía eléctrica renovables.
          - La reducción en el uso de vehículos con motores de combustión interna.

]]>
<![CDATA[ Europa vista desde Alemania, España, Francia e Italia ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/informe-europa-vista-desde-alemania-espana-francia-italia 2019-05-16T07:22:37Z

El objetivo del estudio ha sido comparar las actitudes hacia la Unión Europea de los ciudadanos de sus cuatro mayores Estados (excluyendo al Reino Unido), así como otros aspectos laterales pero relacionados, tales como las actitudes ante la globalización o la inmigración, la percepción que cada país tiene de su influencia dentro de la UE, las alianzas preferidas en ese contexto y la opinión sobre la existencia de intereses compartidos con España.

]]>
Ver también: Nota de prensa España vista desde Alemania, España, Francia e Italia.

Índice

Introducción – 2
Ficha técnica – 3
1. Identidades colectivas: el sentimiento de identidad europeo, nacional, regional o local – 4
2. Las actitudes hacia la UE – 7
3. Los objetivos, el futuro y los problemas de la UE – 21
4. El Brexit – 30
5. Los poderosos y los aliados en la Unión Europea – 34
6. Actitudes ante la globalización – 38
7. Actitudes hacia la inmigración y el refugio – 52
8. La cooperación entre Alemania/Francia/Italia y España – 57
9. Valores compartidos – 61
Resumen de los resultados

Introducción

Lo que se presenta a continuación es el resultado de cuatro encuestas realizadas entre mayo de 2018 y marzo de 2019 con un mismo cuestionario en cuatro países, España, Francia, Alemania e Italia, en este orden cronológico. El objetivo del estudio ha sido analizar las opiniones, actitudes y expectativas de las cuatro sociedades ante la Unión Europea y ante la globalización, en un ejercicio que resulta complementario frente al de otras fuentes demoscópicas, como el Eurobarómetro, la Encuesta Social Europea y otras encuestas que abarcan grupos más pequeños de países europeos. Junto a este objetivo genérico, nuestra encuesta ha puesto también el foco en las percepciones sobre la influencia relativa de los Estados dentro de la UE, sobre los aliados preferidos y sobre la complementariedad entre España y cada uno de los otros tres países.

La primera de las encuestas fue co-financiada por Diálogo, Asociación de Amistad Hispano-Francesa y dio lugar a un informe específico.

Ficha técnica

  • Universo: Individuos residentes en Alemania, España, Francia e Italia de 18 y más años.
  • Muestreo: Estratificado por Lander en el caso de Alemania, por Comunidad Autónoma en España, por región en Francia y por región en Italia, con aplicación de cuotas de sexo y edad proporcionales a la distribución de la población en cada uno de los estratos.
  • Tamaño muestral: 1.000 entrevistas en cada uno de los países (Alemania, España, Francia e Italia). Total: 4000 entrevistas.
  • Tipo de entrevista: Entrevistas on line a una muestra panelizada de ciudadanos de cada país.
  • Error de muestreo: Para los datos globales de cada país y un margen de confianza del 95,5%, se sitúa en un +/-3,2%.
  • Fechas del trabajo de campo:

   - En Alemania, el trabajo de campo se inició el 21 de mayo de 2018 y finalizó el 29 de mayo

   - En España, el trabajo de campo se inició el 23 de febrero de 2018  y finalizó el 15 de marzo.

   - En Francia, el trabajo de campo se inició el 27 de febrero de 2018 y finalizó el 15 de marzo

   - En Italia, el trabajo de campo se inició el 28 de febrero de 2019 y finalizó el 6 de marzo

  • Trabajo de campo y tabulación de los datos: Realizados por Toluna.
  • Dirección del estudio: Carmen González Enríquez. Investigadora Principal del Real Instituto Elcano.

1. Identidades colectivas: el sentimiento de identidad europeo, nacional, regional o local

Como ya han mostrado a menudo los Eurobarómetros y otras encuestas internacionales, los españoles destacan por su fuerte sentimiento europeísta, el mayor entre los cuatro grandes países que se comparan aquí, con Francia en el punto más bajo de esta comparación. Los españoles destacan también por la fuerza de sus identidades locales, mientras que su identidad nacional es, en comparación, más débil. Lo contrario ocurre en los demás países, en los que la identidad nacional es más fuerte que las locales, regionales o europeas.

¿Me puede decir, de 0 a 10, hasta qué punto se siente usted…

Sentimiento de pertenencia local, regional (autonómica) nacional y europea

La variable ideológica juega un papel relevante en los cuatro países, y especialmente en España, en relación con la fuerza de la identidad nacional. En todos los casos los individuos que se consideran de derecha tienen sentimientos más fuertes de identidad nacional que los que se sitúan en la izquierda, pero sólo en España esa diferencia es de más de 2 puntos (escala 0-10).

Hay que señalar aquí que el grueso de los entrevistados en los cuatro países se sitúa en el centro (puntos 4 a 6 de la escala 0-10), con minorías tanto a la izquierda (puntos 0 a 3) como en la derecha (puntos 7 a 10). En concreto, se sitúan en las posiciones de centro el 59% de los alemanes, el 47% de los españoles, el 48% de los franceses y el 43% de los italianos (véase apartado sobre características de las muestras).

Sentimiento de pertenencia nacional, por ideología. Medias: Escala 0-10

En el caso de la identidad europea, sin embargo, la variable ideológica juega en España un papel contrario al de los restantes tres países. Mientras que en Francia, Italia o Alemania el europeísmo es algo mayor en la izquierda -muy superior en el caso de Italia- en España ocurre lo contrario: la izquierda es menos europeísta que la derecha.

Sentimiento de pertenencia europea, por ideología. Medias: Escala 0-10

]]>
<![CDATA[ Imágenes mutuas: España y Holanda ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/holanda-espana-imagenes-mutuas 2019-01-28T01:07:14Z

Se presentan los resultados de la comparación entre la imagen de España en los Países Bajos, tal y como se deduce del Barómetro de Imagen de España (BIE) nº 8, y la de los Países Bajos en España, sobre la que se indagó en el Barómetro del Real Instituto Elcano (BRIE), nº 40.

]]>
Introducción

Se presentan aquí los resultados de la comparación entre la imagen de España en los Países Bajos, tal y como se deduce del Barómetro de Imagen de España (BIE) n 8, 2018, y la de los Países Bajos en España, sobre la que se indagó en el Barómetro del Real Instituto Elcano (BRIE), n. 40, también del 2018.

El BIE se dirigió a 9 países, entre ellos los Países Bajos donde se realizaron 401 entrevistas a internautas en septiembre de 2018. El BRIE se realizó en noviembre de 2018, con entrevistas telefónicas, a una muestra de 1.600 personas. Ambos cuestionarios no son idénticos, ya que no fueron diseñados únicamente con el objetivo de proceder a esta comparación. Por esta razón, no todos los resultados con comparables entre los dos países.

El cuestionario en España ha utilizado el nombre “Holanda” para referirse a Países Bajos, puesto que éste es el nombre que se usa en el lenguaje cotidiano. El uso del término Países Bajos habría creado confusión porque en el habla corriente a menudo se incluye en esa denominación a Bélgica y Luxemburgo. Por este motivo, pese a su incorrección, en este informe se ha decidido mantener “Holanda” como denominación del país y “holandeses” como gentilicio.

]]>
<![CDATA[ La calidad de la democracia española ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/comentario-gonzalezenriquez-calidad-democracia-espana 2019-01-24T05:00:06Z

Si la democracia puede medirse en grados, la española se encuentra en el pelotón de cabeza, en el grupo de países que obtienen las mejores calificaciones cuando se observan sus normas y sus comportamientos y se comparan con los ideales democráticos.

]]>
Las últimas décadas han presenciado un aumento continuado en todos los continentes del número de Estados que se rigen con procedimientos democráticos, de tal forma que hoy la “democracia electoral” es ya la forma de gobierno más frecuente en el mundo. Sin embargo, junto a este proceso de extensión de la democracia se ha producido otro de deterioro de democracias antiguas o de aparición de democracias “iliberales” o defectuosas en algún sentido, de tal modo que las clasificaciones que dividían a los países entre democracias o dictaduras han sido sustituidas por otras que miden hasta qué punto un Estado cumple las condiciones que permiten definirlo como democracia. No existe unanimidad respecto a cuáles son esas condiciones, y por eso los distintos rankings arrojan resultados algo diferentes. Aquí se presenta la posición de España en los dos índices que han publicado informes más recientes, el Democracy Index y el Rule of Law Index.

“Si la democracia puede medirse en grados, la española se encuentra en el pelotón de cabeza”

El Democracy Index es elaborado desde 2006 por la Economist Intelligence Unit (EIU) de The Economist. El criterio del EIU es mucho más restrictivo que el de otros índices y toma en consideración algunos aspectos diferentes, relacionados no sólo con las normas y procedimientos sino también con los resultados de los procesos políticos o su aceptación social. En concreto, mide cinco elementos en 161 países: el pluralismo y la calidad de los procesos electorales; la eficacia gubernamental; la participación política; la cultura política; y las libertades políticas y “civiles”. El índice se elabora a partir de informaciones que aportan expertos y de los resultados de encuestas a la población general. En este ranking en su edición del 2018 sólo 20 países del mundo aparecen clasificados como “democracias plenas” (full democracies) y España está entre ellas, ocupando el puesto 19, el mismo que el año anterior. Los países nórdicos encabezan el ranking, como suelen hacerlo en todos los rankings que miden de una u otra forma la calidad de la vida política. Francia, Bélgica, Italia, Portugal y EEUU aparecen como democracias “defectuosas” (flawed democracies).

Figura 1. Resultados globales: las 20 “democracias plenas” y las primeras entre las democracias “defectuosas”
  Rank Overall score Electoral process and pluralism Functioning of government Political participation Political culture Civil liberties
Full democracies
Norway 1 9.87 10.00 9.64 10.00 10.00 9.71
Iceland 2 9.58 10.00 9.29 8.89 10.00 9.71
Sweden 3 9.39 9.58 9.64 8.33 10.00 9.41
New Zealand 4 9.26 10.00 9.29 8.89 8.13 10.00
Denmark 5 9.22 10.00 9.29 8.33 9.38 9.12
Canada 6= 9.15 9.58 9.64 7.78 8.75 10.00
Ireland 6= 9.15 9.58 7.86 8.33 10.00 10.00
Finland 8 9.14 10.00 8.93 8.33 8.75 9.71
Australia 9 9.09 10.00 8.93 7.78 8.75 10.00
Switzerland 10 9.03 9.58 9.29 7.78 9.38 9.12
Netherlands 11 8.89 9.58 9.29 8.33 8.13 9.12
Luxembourg 12 8.81 10.00 8.93 6.67 8.75 9.71
Germany 13 8.68 9.58 8.57 8.33 7.50 9.41
United Kingdom 14 8.53 9.58 7.50 8.33 8.13 9.12
Uruguay 15 8.38 10.00 8.57 6.11 7.50 9.71
Austria 16 8.29 9.58 7.86 8.33 6.88 8.82
Mauritius 17 8.22 9.17 8.21 5.56 8.75 9.41
Malta 18 8.21 9.17 8.21 6.11 8.75 8.82
Spain 19 8.08 9.17 7.14 7.78 7.50 8.82
Costa Rica 20 8.07 9.58 7.50 6.67 7.50 9.12
Flawed democracies
South Korea 21 8.00 9.17 7.86 7.22 7.50 8.24
Japan 22 7.99 8.75 8.21 6.67 7.50 8.82
Chile 23= 7.97 9.58 8.57 4.44 8.13 9.12
Estonia 23= 7.97 9.58 8.21 6.67 6.88 8.53
United States of America 25 7.96 9.17 7.14 7.78 7.50 8.24
Cabo Verde 26 7.88 9.17 7.86 6.67 6.88 8.82
Portugal 27 7.84 9.58 7.50 6.11 6.88 9.12
Botswana 28 7.81 9.17 7.14 6.11 7.50 9.12
France 29 7.80 9.58 7.50 7.78 5.63 8.53
Israel 30 7.79 9.17 7.50 8.89 7.50 5.88
Belgium 31 7.78 9.58 8.93 5.00 6.88 8.53
Taiwan 32 7.73 9.58 8.21 6.11 5.63 9.12
Italy 33 7.71 9.58 6.07 7.78 6.88 8.24
Czech Republic 34 7.69 9.58 6.79 6.67 6.88 8.53
Cyprus 35 7.59 9.17 6.43 6.67 6.88 8.82
Slovenia 36= 7.50 9.58 6.79 6.67 6.25 8.24
Fuente: The Economist Intelligence Unit.

Los resultados regionales colocan a España en el puesto 14 de los países europeos. Su posición se beneficia mucho de la alta participación electoral y, sobre todo, de la cultura política de su población, un aspecto en el que destaca claramente (todos los países europeos que se encuentran por debajo en la puntuación general lo están también en este elemento, el de la cultura política).

Figura 2. Resultados regionales: Europa Occidental, 2018
  Overall score Global Rank Regional rank I Electoral process and pluralism II Functioning of government III Political participation IV Political culture V Civil liberties Regime type
Norway 9.87 1 1 10.00 9.64 10.00 10.00 9.71 Full democracy
Iceland 9.58 2 2 10.00 9.29 8.89 10.00 9.71 Full democracy
Sweden 9.39 3 3 9.58 9.64 8.33 10.00 9.41 Full democracy
Denmark 9.22 5 4 10.00 9.29 8.33 9.38 9.12 Full democracy
Ireland 9.15 6= 5 9.58 7.86 8.33 10.00 10.00 Full democracy
Finland 9.14 8 6 10.00 8.93 8.33 8.75 9.71 Full democracy
Switzerland 9.03 10 7 9.58 9.29 7.78 9.38 9.12 Full democracy
Netherlands 8.89 11 8 9.58 9.29 8.33 8.13 9.12 Full democracy
Luxembourg 8.81 12 9 10.00 8.93 6.67 8.75 9.71 Full democracy
Germany 8.68 13 10 9.58 8.57 8.33 7.50 9.41 Full democracy
United Kingdom 8.53 14 11 9.58 7.50 8.33 8.13 9.12 Full democracy
Austria 8.29 16 12 9.58 7.86 8.33 6.88 8.82 Full democracy
Malta 8.21 18 13 9.17 8.21 6.11 8.75 8.82 Full democracy
Spain 8.08 19 14 9.17 7.14 7.78 7.50 8.82 Full democracy
Portugal 7.84 27 15 9.58 7.50 6.11 6.88 9.12 Flawed democracy
France 7.80 29 16 9.58 7.50 7.78 5.63 8.53 Flawed democracy
Belgium 7.78 31 17 9.58 8.93 5.00 6.88 8.53 Flawed democracy
Italy 7.71 33 18 9.58 6.07 7.78 6.88 8.24 Flawed democracy
Cyprus 7.59 35 19 9.17 6.43 6.67 6.88 8.82 Flawed democracy
Greece 7.29 39 20 9.58 5.36 6.11 6.88 8.53 Flawed democracy
Turkey 4.37 110 21 4.50 5.00 5.00 5.00 2.35 Hybrid regime
Fuente: The Economist Intelligence Unit.

Otro prestigioso índice que ha presentado recientemente sus resultados es el Rule of Law Index 2017-2018, elaborado por el World Justice Project. Pese a su nombre, este índice bianual no sólo mide el respeto a las normas en cada Estado: como el Democracy Index, el Rule of Law Index realiza una evaluación de la calidad de la democracia. Su análisis incluye 113 Estados y territorios y toma en consideración ocho factores: (1) limitaciones a los poderes gubernamentales; (2) ausencia de corrupción; (3) gobierno abierto (información a los ciudadanos, capacidad de éstos para influir…); (4) derechos fundamentales; (5) orden y seguridad; (6) aplicación de las normas; (7) justicia civil; y (8) justicia penal. A su vez, cada uno de estos factores se compone de varios elementos. Sus fuentes son una encuesta propia de 1.000 entrevistas por país, además de 3.000 entrevistas a expertos en el conjunto de países y territorios.

En este Índice España ocupa el puesto 23 sobre 113 por la calidad de su Estado de Derecho, un puesto por encima de los resultados del informe anterior (2016) y cinco puestos por encima del previo (2014, posición 28). La calificación global de España es de 0,7 en una escala que va de 0 a 1.

También en este caso los países nórdicos encabezan el índice, tanto en la valoración general como en la de los ocho factores que la componen. España destaca en el factor “Derechos fundamentales”, donde ocupa el puesto 19 mundial y que incluye los derechos de asociación, expresión, tratamiento justo ante la ley…

La posición española en el ranking podría haber sido aún mejor si no fuera por sus bajos resultados en el elemento violent redress que mide la propensión de la población a resolver los conflictos personales o políticos mediante intimidación o violencia. En este apartado, que no mide la actuación estatal sino un comportamiento de la población, España obtiene una valoración relativamente baja (de 0,53 en la escala de 0 a 1). Además, éste es el elemento al que los diseñadores del índice han dado mayor peso en el cálculo de la posición general del factor “orden y seguridad”, y como resultado España ocupa la posición 37 de 113 en este factor.

Otro aspecto que hace caer la posición de España en el ranking es el de la corrupción. A este respecto hay que señalar que la encuesta, en la que se basan los datos (junto con las entrevistas a expertos) separa diferentes niveles estatales en los que podría encontrarse corrupción, pero no menciona a los partidos políticos o a los Ayuntamientos (los niveles donde se concentran los escándalos de corrupción aparecidos en España en los últimos años). Por este motivo, los entrevistados eligen la opción “en el Parlamento” pese a que en España no existe ningún caso de corrupción notorio relacionado con las Cortes. Probablemente los entrevistados españoles eligen esta respuesta por ser la más cercana a lo que los españoles piensan, según muestran las encuestas del CIS, esto es, que la corrupción está extendida entre “los políticos” en general. En contraste con esto, tanto el sistema judicial como el policial obtienen una muy buena calificación en lo que respecta a su honradez (0,85 y 0,86 en la escala 0 a 1). Un tercer elemento debilita la posición de España: la carencia de medios y personal en el sistema judicial, lo que conduce a retrasos excesivos en el procesamiento de las causas y en consecuencia a la ineficacia y menor prestigio del sistema.

En la presentación de sus datos, el Rule of Law Index ofrece la valoración de cada país, para cada uno de los ocho factores, en la escala de 0 a 1, donde 1 es la puntuación máxima, además de la puntuación general (Overall score). También se presenta la posición del país en relación con el conjunto de países que forman marcos de comparación específicos. En concreto, España se compara con los demás miembros de la UE, EFTA y Norteamérica, 24 países en total (Regional rank), con el grupo de 35 países que tienen el más alto nivel de ingresos (Income rank), y con el conjunto de los 113 países evaluados (Global rank). El Score change y el Rank change indican el cambio en la valoración y en la posición del país respecto al año anterior. En el caso de España, su valoración ha pasado de 0,69 a 0,70 (ha subido 0,01 puntos) y su posición en el ranking ha subido un puesto. El cambio es muy pequeño y por ese motivo la columna Factor trend, que indica cambios relevantes, aparece vacía.

Figura 3. Rule of Law Index: posición de España en cada uno de los ocho factores
Figura 3. Rule of Law Index: posición de España en cada uno de los ocho factores
Fuente: Rule of Law Index.

En definitiva, si la democracia puede medirse en grados, la española se encuentra en el pelotón de cabeza, en el grupo de países que obtienen las mejores calificaciones cuando se observan sus normas y sus comportamientos y se comparan con los ideales democráticos. Esto no implica que no quede camino por avanzar. Todavía queda recorrido y reformas posibles para llegar al nivel de los Estados nórdicos, el modelo más perfeccionado, aunque no sea fácil trasladar ese modelo a sociedades con características e historias muy diferentes a las del Norte. España tiene algo importante en común con los países nórdicos: es una monarquía constitucional, como lo son tres de los cuatro países nórdicos y siete de los 20 Estados que reúnen las condiciones de “democracias plenas”. De hecho, todas las monarquías constitucionales europeas –menos la belga– están en ese grupo de elite de las mejores democracias del mundo.

Carmen González Enríquez
Investigadora principal, Real Instituto Elcano
| @rielcano

]]>
<![CDATA[ Sistema de Indicadores de la Distancia entre Imagen y Realidad (SIDIR). Análisis del caso español. Quinta edición 2018 ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/gonzalezenriquez-martinezromera-sistema-indicadores-distancia-imagen-realidad-sidir-caso-espanol-5ed-2018 2018-09-21T09:49:14Z

El objeto de este informe es presentar la diferencia entre la realidad española y la evaluación de España realizada por la opinión pública internacional, identificando aquellos aspectos en los que la realidad del país es mejor que su imagen exterior.

]]>
Índice

(1) Introducción – 4
(2) Resultados – 9
(2.1) Aspectos en los que la realidad es similar a la imagen – 9
(2.2) Aspectos en los que la imagen es mejor que la realidad – 22
(2.3) Aspectos en los que la realidad es mejor que la imagen – 32
(3) Resumen de los datos – 41

(1) Introducción y metodología

El objetivo de este informe es presentar la diferencia entre la realidad española y la evaluación de España realizada por la opinión pública internacional, con especial interés en identificar aquellos aspectos en los que la realidad del país es mejor que su imagen exterior.

El análisis permite medir la distancia entre la posición de España en los rankings internacionales de imagen y su posición en los rankings elaborados con datos objetivos. El informe mide esa distancia para los rankings que miden las 55 primeras economías del mundo: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, EEUU, México, Perú, Venezuela, Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Finlandia, Grecia, Países Bajos, Irlanda, Italia, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rusia, Rumanía, Suecia, Suiza, Ucrania, Arabia Saudí, Australia, Corea del Sur, China, Filipinas, India, Indonesia, Irán, Irak, Israel, Japón, Kazajistán, Malasia, Nueva Zelanda, Pakistán, Catar, Singapur, Taiwán, Tailandia, Turquía, EAU, Argelia, Egipto, Nigeria y Sudáfrica.

La fuente que se utiliza para medir la imagen externa de España es la formada por las encuestas anuales que desde el año 2009 elabora el Reputation Institute y la explotación que realiza de ellas para España por encargo del ReaI Instituto Elcano. En concreto, se utiliza la imagen de España en los países del antiguo G-8 (EEUU, Canadá, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, Rusia y Japón) medida en el Country RepTrak durante febrero y marzo de 2017: en el análisis de esta encuesta la puntuación (valoración) obtenida por España en estos ocho países se compara con la obtenida por los otros 54 países sometidos a evaluación.

La imagen de España, tal y como resulta convertida en variable operativa en las clasificaciones de dicha encuesta, se compone de 24 elementos de valoración: 17 de ellos miden el acuerdo con frases que indican posibles aspectos positivos de un país (“es un bello país”, “es un país que valora mucho la educación”, “es un país seguro”, etc.), y los siete restantes recogen recomendaciones de los encuestados tales como “recomendaría ese país para estudiar”, “para trabajar”, “para vivir”, o “para visitar”. En conjunto, los 24 elementos abordan todos los aspectos relevantes en la configuración de la imagen de un país, desde el aspecto político-institucional al económico y tecnológico, pasando por el cultural, el educativo o el relativo a la calidad de vida. En base a los resultados obtenidos en las encuestas, los 55 países son clasificados para cada uno de los elementos de valoración. Como ejemplo, bajo estas líneas puede observarse la clasificación de los países según la valoración que reciben en cuanto al atributo “Seguridad”, medida en función del nivel de acuerdo con esta frase: “Es un país seguro: ofrece un ambiente seguro tanto para los visitantes como para sus habitantes”. En este caso España aparecía en 2017 en el puesto 15 en un ranking encabezado por Suiza. Como se verá más adelante, España es en realidad el 10º país más seguro de entre las 55 principales economías del mundo.

La posición de España en estas 24 clasificaciones es el indicador utilizado para la variable “imagen”, que va a compararse con la realidad española obtenida a través de diversas fuentes estadísticas internacionales. A este respecto, cabe reseñar que dicha comparación plantea varios desafíos: (1.1) definir las variables objetivas que pueden considerarse equivalentes en la realidad al elemento que se valora en la encuesta; (1.2) identificar fuentes estadísticas en las que se recojan todos los países valorados en la encuesta sobre imagen; y (1.3) simultanear en el tiempo las mediciones de imagen y realidad.

(1.1) Definir las variables objetivas que pueden considerarse equivalentes en la realidad al elemento valorado en la encuesta

A veces este ejercicio es sencillo, como en el caso de la posición de España según el número de turistas que recibe al año. Es una variable sobre la que existe información fiable y que puede compararse con la imagen de España como país atractivo para el turismo, recogida en la pregunta “¿Recomendaría este país para visitarlo?”. Sin embargo, en ocasiones la identificación de una variable objetiva ha resultado imposible porque el elemento que se valora es intrínsecamente subjetivo. Es, por ejemplo, el caso del atributo “la gente de ese país es simpática”, pues no existe ninguna medición objetiva internacional que permita conocer el grado de “simpatía” de los individuos de un país. De la misma forma, tampoco existen estadísticas internacionales respecto a la “calidad de productos y servicios” o la “confiabilidad de la población”. En relación a este último atributo, existen encuestas que miden hasta qué punto los ciudadanos de cada país confían los unos en los otros, pero eso no equivaldría a un indicador que mostrase hasta qué punto cumplen su palabra y dicen la verdad (y por tanto son confiables). Por estas razones cuatro de los ítems de la imagen han tenido que ser excluidos de la comparación con variables objetivas, los tres nombrados más el “uso eficiente de los recursos públicos”, quedando el listado final reducido a 20 elementos frente a los 24 recogidos en la encuesta de imagen.

En otras ocasiones, el atributo incluye internamente varios componentes diferentes que pueden corresponderse, a su vez, con diferentes variables objetivas. Este es el caso, por ejemplo, del atributo “entorno económico”, el cual se define en la encuesta como “(ese país) ofrece un entorno favorable para hacer negocios, contando con una economía estable de bajo riesgo y una infraestructura desarrollada”. A este respecto se han utilizado tres variables objetivas de comparación: la clasificación de “Calidad regulatoria” del Worldwide Governance Indicators, la densidad de la infraestructura de transporte y la ratio de suscripciones a banda ancha. En los casos como éste, en que un atributo se corresponde con indicadores objetivos de ámbitos diversos, la comparación se ha duplicado o triplicado, realizándose de forma separada para cada uno de ellos. Así, en relación con este atributo, los resultados se muestran dispares: mientras que la imagen internacional de España como país para hacer negocios es menos positiva que la realidad medida a partir de la infraestructura de transporte y la implantación de Internet, en lo referente a su calidad regulatoria la imagen está ligeramente por encima de la realidad.

Esto mismo sucede con el atributo “Ese país contribuye de forma considerable a la cultura global; allí nacieron muchos artistas, científicos, inventores, escritores, deportistas y políticos muy conocidos”. En este caso, las variables objetivas para las que existen mediciones internacionales son, por una parte, las relacionadas con el deporte (Olimpiadas y campeonatos de fútbol), por otra las relativas a la ciencia y la literatura (premios Nobel), y, por último, una fuente que recoge la popularidad internacional de los artistas a partir de las páginas de Wikipedia dedicados a ellos (artistas del pasado y del presente).

Un tercer ejemplo de esta pluralidad de referencias en la realidad a un solo atributo de la imagen es “Ese país es un participante responsable en la comunidad global; apoya buenas causas y sus líderes son personas respetadas internacionalmente”. En este caso las variables objetivas utilizadas han sido el volumen de los fondos estatales dedicados a la cooperación al desarrollo, el despliegue de militares en misiones de paz aprobadas por la ONU y el esfuerzo en la lucha contra el cambio climático (emisiones de CO2). No existe ninguna fuente que permita medir el respeto internacional a los líderes de cada uno de los países comparados.

En una ocasión sucede lo contrario, que un solo indicador objetivo se ha utilizado para medir dos atributos de la imagen: “lo recomendaría como país para vivir” y “lo recomendaría como país para trabajar”. Aunque es importante saber que España resulta más atractiva como país para vivir que como país para trabajar, no existen dos indicadores objetivos diferentes para comparar ambos atributos, puesto que trabajar en un país exige generalmente vivir en él y, análogamente, para vivir en un país a menudo es necesario trabajar en él. En este caso el indicador utilizado ha sido la tasa de migración neta per cápita, definida como la diferencia entre el stock de inmigrantes y de emigrantes (lo que incluye a los individuos inactivos) con respecto a la población total del país.

Por otra parte, en algunos casos es inevitable que la fuente utilizada como variable objetiva tenga un componente significativo de percepción externa o esté básicamente construida sobre ella. Así, para los atributos relativos al “entorno político e institucional” y al recién citado “entorno económico” se han utilizado como fuente estadística los Worldwide Governance Indicators del Banco Mundial, que a su vez se elaboran a partir de la opinión de expertos. Esto es debido a la falta de fuentes objetivas que midan estos aspectos con criterios y metodología similares para el conjunto de países incluidos en la muestra. Como ocurre con otros índices que intentan medir fenómenos difícilmente cuantificables (como, por ejemplo, el de Transparencia Internacional sobre corrupción), la percepción de individuos bien informados por su posición social, económica o política es lo más cercano que puede encontrarse a una medición objetiva.

En otro caso, la fuente de la variable objetiva de la comparación es, a su vez, un conjunto de encuestas. Se trata del atributo de la encuesta por el cual “el país ofrece un estilo de vida atractivo, disfruta la gente que vive allí”. Aquí se trata de medir el disfrute o la felicidad de los individuos de cada país, y siendo la felicidad por definición un estado de ánimo y por tanto subjetivo, la única comparación posible es la que puede realizarse con los datos que miden esa felicidad a partir de encuestas a los individuos. En este caso se han utilizado los datos del World Happiness Report elaborado por la ONU, que se basan a su vez (entre otras fuentes) en varias encuestas internacionales.

Por último, no siempre es fácil decidir si los datos de la variable objetiva deben utilizarse en sus términos absolutos o relativos al tamaño de la población. Por ejemplo, en cuanto al número de universidades incluidas en los primeros puestos de los rankings internacionales: ¿el indicador pertinente es el número absoluto o el relativo a la población de cada país? En este informe se ha decidido continuar con el criterio adoptado hace dos ediciones, es decir, utilizar el dato ponderado, en la medida en que el número de universidades punteras que puede producir un país está relacionado con su tamaño demográfico.

(1.2) Identificar fuentes estadísticas en las que se recojan todos los países valorados en la encuesta sobre imagen

Esto ha supuesto, por ejemplo, desechar las numerosas fuentes estadísticas que se refieren sólo a la UE o sólo a los países de la OCDE. En los casos en que la fuente estadística utilizada recoge la mayoría del resto de los 54 países de la encuesta pero deja fuera a algunos de ellos, éstos últimos han sido eliminados también de la clasificación de imagen para hacer comparables ambas escalas. El caso más destacado es el de Taiwán, que aparece recogido en la encuesta pero que está ausente en numerosas estadísticas internacionales dado su limitado reconocimiento internacional.

(1.3) Simultanear en el tiempo las mediciones de imagen y realidad

Aunque la última oleada de la encuesta de imagen internacional se ha realizado en el año 2018, la publicación de estadísticas internacionales suele sufrir un retraso de al menos un año respecto al momento al que se refieren los datos. Ello obliga a utilizar la encuesta del Country Reptrak 2017 para simultanear la comparación de sus datos con los de las fuentes estadísticas disponibles más recientes.

(1.4) La evolución anual de la imagen y de la realidad españolas

Conviene recordar que el objetivo del SIDIR es proporcionar, para cada momento, la medición de la distancia entre la posición de España en el ranking de imagen y su posición en los rankings de datos objetivos. Al tratarse de la medida de una distancia, su evolución en el tiempo puede deberse a cambios en la posición en el ranking de imagen o cambios en la posición en los rankings que se deducen de las estadísticas internacionales. Por tanto, la lectura e interpretación de la evolución de la distancia debe ser muy cuidadosa, ya que la posición en un ranking internacional puede alterarse por los cambios experimentados por los demás países. España podría mejorar en cualquier atributo de imagen, por ejemplo y, sin embargo, ver disminuida su posición en el ranking porque otro país ha mejorado más o porque nuevos países con un resultado mejor que el español se han incluido en la encuesta de imagen.

Por ello, para medir específicamente el avance o retroceso de la distancia entre imagen y realidad españolas de año en año, se realiza una comparación entre el porcentaje de aumento o retroceso de la puntuación obtenida por España en cada uno de los atributos en la encuesta (en una escala de valoración 0-100) y el porcentaje de aumento o retroceso en los indicadores objetivos. Esta comparación permite medir la evolución de la distancia entre la imagen de España y su realidad, al margen de cuál haya sido la evolución de los demás países. Es decir, no mide los cambios de posición en un ranking internacional, sino únicamente la evolución nacional. Este resultado interesa especialmente a los que desean medir la eficacia de las políticas dedicadas a la mejoría del prestigio de España y lo español.

Esta es la 5ª edición del SIDIR, que seguirá actualizándose anualmente a la luz de los datos de imagen de España y de las estadísticas internacionales. La aparición de nuevas fuentes de información estadística o de clasificaciones basadas en datos objetivos, así como el acceso a nuevos datos de opinión, o la realización de las modificaciones metodológicas que resulten apropiadas, convierten el SIDIR en un sistema abierto cuyo objetivo es ofrecer cada año una foto de la distancia entre la posición del país en las encuestas de imagen internacional y su realidad tal y como es reflejada en las fuentes estadísticas y clasificaciones internacionales.

Carmen González Enríquez
Directora del Observatorio Imagen de España (OIE)
| @rielcano

José Pablo Martínez Romera
Ayudante de investigación, Real Instituto Elcano

]]>
<![CDATA[ La reputación de España en el mundo. Country RepTrak®2018 ]]> http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/reputationinstitute-elcano-reputacion-de-espana-en-el-mundo-countryreptrack-2018 2018-07-06T11:52:49Z

Edición 2018 del informe que analiza la reputación de España en el mundo mediante encuestas de opinión entre ciudadanos de 28 países utilizando la metodología Country RepTrak®. Dicha metodología es un análisis de la reputación de los países con un modelo inspirado en la medición de la reputación de las empresas.

]]>
Resumen

Edición 2018 del informe que analiza la reputación de España en el mundo mediante encuestas de opinión entre ciudadanos de 28 países utilizando la metodología Country RepTrak®. Dicha metodología es un análisis de la reputación de los países con un modelo inspirado en la medición de la reputación de las empresas.

Índice

1. Introducción

2. Metodología Country RepTrak®

3. La reputación de España en el mundo
a. La reputación de España en el G8
b. La reputación de España en América Latina
c. La reputación interna de España
d. Comparativa internacional de la reputación de España

4. Atributos que construyen la reputación de España
a. Fortalezas y debilidades de España en el G8
b. Fortalezas y debilidades de España en América Latina
c. Fortalezas y debilidades internas de España
d. Perfil competitivo de España

5. La Economía de la Reputación: la reputación de España y la creación de valor
a. Comportamientos favorables hacia España en el G8
b. Comportamientos favorables hacia España en América Latina
c. Comportamientos favorables internos de España
d. Perfil comparativo de las actitudes de apoyo hacia España

6. Principales conclusiones

1. Introducción

El estudio La reputación de España en el mundo tiene por objetivo analizar la percepción que nuestro país tiene una muestra representativa del público general de 28 países, entre ellos los pertenecientes al influyente grupo del G8.

Los indicadores de percepción facilitados por este estudio complementan otros de realidad, que conjuntamente son utilizados por el Real Instituto Elcano para analizar la Marca España y definir las líneas estratégicas de su gestión, que posteriormente serán implementadas mediante planes operativos de actuación por la Oficina del Alto Comisionado para la Marca España dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Como más adelante se analizará en este estudio, la reputación de España en 2018 desacelera su recuperación tras el duro ajuste sufrido en el trienio 2011-2013. De este modo, el indicador Pulse que mide la estima, la confianza, el respeto y la buena impresión que despierta nuestro país, disminuye ligeramente en 1,5 puntos Pulse con respecto a 2017, y permite que la posición de España en el ranking general de los 55 países evaluado en este estudio se sitúe en el puesto 14º, uno menos que el año pasado.

En términos generales la reputación de España continúa apalancándose en sus variables más soft, aquellas que tienen que ver con el talante de sus habitantes, el estilo de vida, el entorno natural o las posibilidades de ocio y entretenimiento. Variables hard, como nuestro nivel de tecnología e innovación, el reconocimiento de nuestras marcas comerciales y empresas o nuestro sistema educativo continúan reconociéndose como las principales debilidades de nuestra percepción internacional.

En un lugar intermedio estarían algunas de las variables de la dimensión Calidad institucional, que, junto, con las de naturaleza económico-empresarial, fueron las que en mayor medida acusaron el impacto de la reciente crisis económica, pero que a partir de 2014 iniciaron una senda alcista que sigue se siguió prolongando hasta 2017 pero que este año parece estancarse. Es el caso de todos los atributos salvo el de tecnología e innovación que se desmarca de los demás en cuanto a la evolución entre 2017 y 2018.

Por último, la percepción que los españoles tenemos de nuestro país continúa acortando distancias con la percepción exterior, después de que en los años más duros de la crisis económica aquella registrara una caída acusadísima, de entorno a treinta puntos Pulse en el período 2009-2014. A partir del año 2015, coincidiendo con la mejoría de los indicadores macroeconómicos, la percepción española ha iniciado una recuperación que llega hasta la actualidad, donde la situación comienza a parecerse a la que había al inicio de la serie histórica de este estudio.

Ver las ediciones pasadas:

]]>